Primera cita

Primera cita

Primera cita

Cepillarse adecuadamente los dientes no es suficiente para cuidar la salud bucal. Es necesario acudir a las visitas periódicas con el dentista teniendo especial importancia el primer contacto entre el odontólogo y el paciente. En esa toma de contacto el paciente deberá explicar con detalle al profesional sus necesidades y expectativas. Se trata de que la consulta sea relajada y con tiempo para poder detenerse en todos los puntos que son importantes para el paciente.

Tras exponer lo que necesita el paciente, hay que preguntar si existe algún problema médico o dato de interés (enfermedades, alergias, hábitos…) y valorar los posibles problemas bucales.

Revisión bucal exhaustiva

A la hora de explorar la boca no solo es primordial detectar caries en los dientes, sino que se debe prestar atención a encías, mordida, musculatura y mucosas. La exploración bucal tiene que encontrar o prevenir cualquier lesión.

Realizar fotografías de la boca es recomendable para completar el examen ya que le permitirá al odontólogo estudiar más a fondo los problemas y aplicar el tratamiento más adecuado.

Pruebas diagnósticas

Radiografía panorámica y escáner 3D son dos de los procedimientos más utilizados en odontología para completar esa exploración clínica. Con la radiografía se podrán detectar quistes, dientes incluidos o algún tipo de lesión ósea y caries entre dientes. En definitiva, es un método para llegar más allá de lo que se ve a simple vista. Para los casos de implantes dentales u ortodoncia se necesita una impresión de los dientes con un escáner 3D. Así, se obtiene una mayor información para la correcta colocación del implante y el aparato.

En la primera visita se darán por lo menos dos propuestas de tratamiento preferiblemente por escrito y se comentará al paciente en qué consiste cada una de ellas con sus ventajas y desventajas. Por lo tanto, se requiere de tiempo para llevar a cabo toda esa exploración que ayudará a elegir el tratamiento más seguro y duradero.