La sedación consciente

13 Oct
2016
la-sedacion-consciente-1920

Algunas personas sienten miedo, fobia o ansiedad cuando tienen que acudir a la consulta del dentista. A lo largo de los años se ha ido avanzando para conseguir técnicas y medicamentos sedantes que ayuden a una mayor relajación para poder realizar los tratamientos. Un ejemplo de ello es la sedación consciente.

Lo habitual es que se aplique anestesia local para evitar que duela la zona específica a tratar, pero habrá casos que necesiten de algún sedante o anestesia general. Siempre habrá que tener en cuenta el tratamiento a efectuar, la edad del paciente y su salud, las alergias y lo nervioso que pueda ser.

La sedación más utilizada es la consciente. Es de bajo riesgo pero se debe cuidar la administración ya que en demasiada cantidad podría presentar problemas respiratorios. Por eso es importante que se lleve a cabo en clínicas con profesionales acreditados. La sedación consciente podrá ser inhalatoria o intravenosa y en ningún momento se pierde el conocimiento. El objetivo es proporcionar relajación y bienestar mientras se hacen los procedimientos dentales necesarios.

Es recomendable hablar con nuestro dentista, saber lo que es mejor para nosotros y debemos dejarnos aconsejar. Por su parte, el odontólogo será capaz de escuchar al paciente, despejar sus dudas y sus miedos para que la confianza sea mutua.

boton-leer-mas-120---copia

Unas instalaciones para ofrecer el mejor servicio

Lo que más odiamos de ir al dentista

La endodoncia, una solución para salvar los dientes

Webmaster Xeral
author

Leave a reply